Los de Jordi GarcÍa afrontaban el encuentro con sólo dos cambios en un partido condicionado por las bajas. A pesar de tener pocos efectivos, los mirasolencs impusieron su superioridad en el campo y consiguió llevarse los tres puntos (0-2) frente al Hospitalense.

Desde el principio los visitantes se hicieron con el control del partido ante un Hospitalense que no conseguía frenar el juego combinativo mirasolenc. La falta de precisión en los metros finales impidió que el Mira-sol Baco marchara al descanso con una clara ventaja, aunque Albert Sánchez sí que hizo el 0-1 aprovechando un buena jugada por banda de Daniel Delgado.

En el segundo tiempo, aunque continuó el dominio de los mirasolencs, acusaron la falta de hombres de refresco, pese a que Jordi Garcia movió el banquillo y dio minutos a todos los hombres. Con el paso del partido, los locales aumentaron su intensidad y comenzaron a colgar balones largos a la espalda de la defensa mirasolenca, que sufrió en jugadas a balón parado y centros laterales. Victor Beas hizo un par de buenas intervenciones que impidieron que el conjunto local empatara y hacia el final, Marc Arroyo sentenció haciendo el 0 a 2.

Tres punto de oro para el Mira-sol Baco que suma 21 y es décimo en la clasificación. Esta semana cierra el año en casa contra el CD LA Guardia, penúltimo con 4 puntos.